Entrevista realizada por NAIR MESEJO en Agosto de 2005.

volver atrás >>

OBRA

N.M.: Acabas de exponer en una galería en Teruel, ¿cuál es la impresión que traes de allí?

F.Y.:Exactamente en Beceite, un precioso pueblo de la provincia de Teruel. En lo referente al resultado final de la exposición estoy muy satisfecho. Aunque hubo algunos problemas, ya que el espacio estaba situado al lado de un río y había bastante humedad, lo cual afectó en un primer momento a las obras.
Me gustaría mencionar el lugar, una antigua fábrica papelera reconvertida en Galería de Arte gracias al empeño y dedicación de Gema Noguera; y que creo que congenió de manera estrecha con mi trabajo.
Ha sido mi exposición más interior, más subjetiva, ya que obra y espacio se equilibraban en una visión sincera de lo que quiero mostrar.


N.M.: La sucesión de series, desde Macrocosmos, Espacios de Vacío a Requiem, ¿es una evolución, un camino con varias etapas, o diferentes piezas de un conjunto de significados global en el que vas incorporando tus “palabras”?

F.Y.:Sinceramente creo que mi trabajo es un largo camino que acaba de empezar, que cuenta ya con unas bases, unos postulados, un inicio; que se influencia de afluentes que lo nutren, y que afortunadamente no logro a visualizar el punto final. Pienso que mi obra contiene una evolución sosegada pero continua, dentro de una línea interna más concisa.
Entiendo este camino como algo incierto, irracional, lo que aporta un carácter íntegramente sugestivo.


N.M.:En Macrocosmos y en Espacios de Vacío ¿hay cómo constante una búsqueda del “orden del desorden”?

F.Y.:El orden del desorden, lo racional de lo irracional, el espacio del vacío… tiene mucho que ver con el concepto que yo entiendo como arte; una articulación humana que indaga en la búsqueda de libertad irracional dentro de la realidad automática que nos rodea.
Macrocosmos supone el punto de partida, una interpretación corporal de formas orgánicas que buscan un lugar etéreo dentro de un esquema puramente organizado, como es el cuerpo humano.
Espacios de vacío concibe una visión más teórica en relación a lo que entiendo por pintura, y por consiguiente por arte. Una búsqueda constante de significado dentro de la nada.


N.M.:David Chao, describió las obras de tu serie Requiem exhibidas en la exposición del Colectivo Emerxentes 2005 como un “hecho pictórico que parte del fenómeno melódico”, algo así como una fusión de Mozart y Kandinsky. ¿Cuál sería tu interpretación de Requiem?

F.Y.:La pintura nace del gemido primigenio, se desarrolla compositivamente mediante la armonía de las formas, creando un todo melódico que se adentra a través de nuestra retina. A parte de todo este aparente orden, incide de manera determinante el azar, la sorpresa de un instante de significación indescriptible
Kandinsky, su trabajo, un accidente armónico de fragmentos que generan su propia melodía, comienza un nuevo camino, un nuevo ciclo; Picasso lo desfragmentaliza y Malevich lo lleva hasta la última consecuencia, lo radicaliza.
Relaciono el Requiem de Mozart, con la situación del arte actual. Una pieza inacabada que en su religiosidad exalta una época anterior. Misa funeraria de un más allá que está fuera de nuestra percepción.
Requiem es un trabajo más subjetivo, que parte de la melodía de una pieza no terminada, y formalmente se alimenta del pliegue espiritual de la sindone, la sábana santa. El misterio del Mandylion de Edessa, donde las formas están y desaparecen, y que pone encima de la mesa su alma, su energia, para que asi el espectador pueda configurar su propia realidad de la historia.
El espíritu de Requiem, la pintura entendida como el gran reto contemporáneo. La pintura como género que necesita morir definitivamente, para poder nacer con fuerza en un nuevo ciclo.


N.M.:Puedes describir brevemente qué ha inspirado tu obra. ¿Hay un tema principalmente influyente en tu obra o alguna constante temática recurrente? ¿En qué momento surgen Macrocosmos, Espacios de Vacío y Requiem? ¿Hay continuidad o relación entre ellas?

F.Y.:Me interesan los opuestos, las situaciones paradójicas, pues creo que establecen un equilibrio. Me interesa el azar racional como temática dentro de mi obra.
Mi trabajo surge en el momento que tiene que surgir. Tiene el deber de mirar atrás para poder continuar con fuerza. Macrocosmos, Espacios de vacío, Requiem expresan mi propio yo, configuran mi propia identidad. Toda mi obra es una proyección de lo que siento, y creo que va a seguir siendo así.


N.M.:En tu caso, ¿ves influenciada tu obra por vivencias personales, persigues el estudio de algún rasgo concreto, la combinación de elementos (la música y la plasticidad de los sentimientos, el orden, el espacio entre el vacío…)?

F.Y.:La persona se define por medio de lo que le rodea. La realidad del exterior indaga en mi trabajo, me hace sentir de una manera determinada.
Creo en la pintura como combinación vivencial de elementos plásticos, orgánicos, espaciales. Intento desordenar azarosamente la realidad matemática de la sociedad contemporánea. La pintura como un espacio definido bidimensionalmente que intenta componer su propia melodía argumental.
Apuesto por la pintura como un evadirse del significado concreto de las cosas que observo, generando mi propia realidad.


N.M.:¿Tienes algún tipo de influencia o de admiración por la obra de algún autor concreto?

F.Y.:Las influencias son muchas y constantes. Todo se procesa en tu interior y aparece en momentos determinados a lo largo de tu vida.
Admiro a mucha gente, sobre todo a la que se ha dedicado con fuerza a profundizar e investigar en este mundo.
Ahora mismo hablaría de Turner, Malevich, Rothko, Motherwell, Mondrian, Picasso, Sean Scully, Schnabel, Murado… pero sobre todo me gustaría mencionar a Jackson Pollock. Leyendo su biografía te das cuenta de una vida basada en la búsqueda constante de significar tu propia identidad, tu propio interior. Hacer aflorar plásticamente tu propia energía, puede dejar de lado todo lo demás, y con ello las personas que te rodean. En el equilibrio esta el reto.


N.M.:¿Cómo ves el panorama del arte contemporáneo en Galicia y en España en general?

F.Y.:Veo desde algún tiempo una joven y nueva generación artística, tanto en Galicia como en España. Tenemos que darle un margen de tiempo. Se están haciendo cosas interesantes, revisando conceptos pasados y adaptándolos a la actualidad.
Como gallego me siento satisfecho cuando observo los trabajos de mis compañeros. Se está dando un salto cualitativo al arte gallego emergente. Galicia, postulándose en la energía de los 80, emerge con fuerza.

TRAYECTORIA

N.M.: Es conocido que introducirse en el mundo del arte no es sencillo. ¿Cómo son los inicios en el mundo del arte para un recién licenciado? ¿Cuáles han sido las principales dificultades?

F.Y.:La primera dificultad que te encuentras eres tu mismo. Necesitas encontrarte, definir tu propia personalidad artística. Los años en la facultad experimentan tus propias inquietudes, y a la vez te arropan. Al salir de la facultad estas solo contra el circuito del arte, el mercado. No puedes dejarte llevar por la marea, tienes que ser rebelde de tus propios pensamientos. Imponer tu propio discurso. Una lucha contigo mismo y con todo lo que rodea. En el equilibrio siempre está el reto.


N.M.:Para la carrera de un artista es importante, recomendable o necesario, al menos, dar el salto a la “capital”?

F.Y.:Madrid es una experiencia que es recomendable vivir. A nivel nacional es el centro del arte, pero esto no quiere decir que piense que solo existe Madrid. Tiene cosas positivas, como la posibilidad de poder contemplar exposiciones y artistas de nivel internacional; y negativas como el desmesurado centralismo y acomodamiento que existe, sobre todo a nivel de Galerías. La energia que intentan proyectar los jóvenes es, la mayoría de las veces, apagada por el sistema.
Aun así todo, considero Madrid como una experiencia que te hace despertar de tu propio letargo.


N.M.:¿Cuáles son las primeras satisfacciones? ¿Qué es lo más gratificante de esta profesión echando la vista a todo lo que has andado y vivido desde tus comienzos?

F.Y.:Creo que estoy empezando en este mundo, y afortunadamente me queda mucho por vivir. He vivido buenos y malos momentos, aun así todo destacaría la ilusión que me ha proporcionado el reto de enfrentarme a mi propio proyecto artístico. Destacaría las horas en el estudio, que creo que es donde realmente luchas con lo que intenta salir, con lo que llevas dentro. También destacaría el hecho de poder mostrar tu trabajo, el poder mirar a tu alrededor, y durante un instante sentirte satisfecho; para que sucesivamente pases pagina hasta la siguiente estación. Concibo todo esto como un camino de lucha constante con momentos puntuales muy gratificantes.


N.M.:¿Sientes que se pueda hablar de una evolución desde esos comienzos o aún te sientes en un punto inicial /medio?

F.Y.:Creo que mi forma de entender todo este mundo va cambiando, desde que llegué a la facultad hasta la actualidad, y con esto creo que mi trabajo también ha sufrido cambios. Pero también pienso que esto no parará y seguirá su marcha hasta donde tenga que llegar.


N.M.:¿Consideras suficientes las ayudas institucionales o más bien el camino se hace a través de los diversos certámenes o concursos? ¿Pueden esos certámenes colaborar a potenciar el nombre de los nuevos artistas, a introducirlos en “este mundillo”?

F.Y.:Es un tema complicado. Los certámenes son posibilidades que te brinda la sociedad para poder mostrar tu trabajo, y muchas veces abren gran cantidad de puertas. Pero creo que no es bueno obsesionarse con ellos, pueden llegar a despistarte, redefiniendo tu propia personalidad.
En cuanto a las ayudas institucionales, me gustaría decir que son necesarias; sobre todo para la gente joven que necesita un apoyo para poder empezar este duro camino. Este apoyo para la cultura es fundamental, así como el poder llegar a comprender que esto en lo que luchamos mucha gente es muy necesario, un evadirse de este mundo tan programado, aunque a veces difícil de entender.


N.M.:¿Qué tipo de ayuda habrías o has echado en falta? En caso de haber alguno, ¿sigues echando en falta ese tipo de ayuda?

F.Y.:Ante esta pregunta prefiero destacar todos los apoyos que he recibido hasta el momento, tanto de personas como de instituciones. Me siento muy agradecido de gente que confía en lo que hago, y valora tus esfuerzos en seguir construyendo imágenes.
Seguramente hay momentos que echas en falta una mano que te impulse, pero también pienso que esas situaciones difíciles en las que solo estas tú y tu trabajo, también ayudan.


N.M.: En la realidad, ¿qué ayuda más a la carrera de un artista: los premios conseguidos, la obra que pasa a formar parte de distintas colecciones, las exposiciones a lo largo de distintos puntos de un país e incluso en el exterior?

F.Y.:Creo que todo lo mencionado son cosas importantes que asientan tu trabajo dentro del sistema, pero lo que más ayuda es el poder levantarte todos los días y estar seguro de que lo que haciendo es realmente lo que quieres hacer. De no ser así no hay equilibrio entre lo que piensas y lo que muestras a la sociedad.


N.M.: Al decidir estudiar Bellas Artes, ¿pensabas dedicarte algún día de lleno a la pintura y a exponer tu obra?

F.Y.:Sinceramente, hice Bellas Artes porque sentía que tenía que hacerlo, todo lo demás se plantea en el futuro. Ahora estoy satisfecho con mi presente.


N.M.:¿Has sentido alguna vez ganas de tirar la toalla y dedicarte a otra cosa, consciente de la dificultad de este mundillo?

F.Y.:La verdad es que se pasan momentos complicados. Los comienzos para cualquier trabajo son lentos, y para esta profesión mucho más. Tienes que ser fuerte mentalmente y seguir creyendo en lo que haces. En este sentido son muy importantes las personas que están a tu alrededor, si tu fuerza mental flaquea, como es mi caso alguna vez. Lo de tirar la toalla se te pasa muchas veces por la cabeza, es frustrante, pero a la vez sabes que vas a sentir siempre la necesidad de expresarte artísticamente. Puedes intentar hacer otra cosa, pero lo que llevas dentro seguirá siempre en ti.


N.M.:¿Qué se siente al echar la vista atrás y ver los logros alcanzados tras las numerosas exposiciones individuales y colectivas tanto en diversos puntos de la Península como fuera de ella, tras verte incluido por el Museo de Lugo en su catálogo de jóvenes artistas…?

F.Y.:La verdad es que no te das cuenta de las cosas que has realizado hasta que echas la vista atrás. Me siento muy afortunado con los proyectos que muchas personas me han dado la posibilidad de realizar. Me gustaría destacar la figura del Museo de Lugo en mi trayectoria artistica. Creo que la confianza de su directora, Encarnación Lago, supone un antes y un después. También tienes un sentimiento de responsabilidad para poder devolver en el futuro todo el apoyo mostrado por mucha gente, no quieres defraudar, y devolverles su confianza creciendo artísticamente.


N.M.:¿Qué sueños o proyectos futuros te gustaría plantearte o te planteas?

F.Y.:Mi sueño como acabo de decir es seguir creciendo artísticamente, que mi proyecto, mis obras, sigan opinando, que no decaiga su fuerza, que no me estanque, que siempre tenga dentro de mi multitud de inquietudes que necesiten ser representadas.
En otro aspecto estoy trabajando ya en otra serie que empezaré a plasmar en el lienzo a principio del año que viene. Requiem la consideró actualmente un trabajo que está dando sus últimos coletazos. Lares va a ser la continuación, más formal que teóricamente.
Lares creo que va a ser un punto y aparte en mi obra, un salto de experimentación importante. Mi intención es poder significar plásticamente mis apreciaciones a cerca
de mi tierra, de Galicia. Es algo que siento, que necesito mostrar ahora. Después de 4 años fuera de mi casa creo que ha llegado el momento de ofrecer lo que opino del lugar que me vio nacer. No quiero que se entienda esto como un sentimiento radical, en su aspecto nacionalista, sino como algo que me está sucediendo y necesito expresar.
Trasladar la idea que tengo de Galicia, tanto formal como subjetivamente va a ser mi próximo reto, en donde espero ofrecer algo más de mi.
Y sueño con estar siempre a la altura de ser franco conmigo mismo.